Por el Ing. Agr. M Sc Dr Carmona, Marcelo
Profesor Titular Fitopatología Facultad de Agronomía,
Universidad de Buenos Aires

-A tomar en cuenta en el monitoreo:

Síntomas a nivel lote:

A diferencia de otras royas es común y frecuente visualizar la enfermedad como en manchones. Desde lejos se observan áreas cuyo verde perdió intensidad y se está tornando amarillento. El monitoreo debe ser preciso en estas áreas para recolectar plantas y observar la enfermedad.

La enfermedad aparece más ligado a manchones o en bajos o en lugares densamente implantados porque allí se dan mejor las condiciones predisponentes (temperaturas frescas y roció).

La proximidad entre las plantas de trigo en las densidades normales de siembra (300-330 plantas/m2) facilita la infección natural y consecuentemente el aumento en la velocidad de desarrollo de la epidemia. Esta misma consideración puede ser hecha en el caso de cultivos muy próximos.

Síntomas en planta:

La enfermedad puede aparecer en cualquier estadio fenológico, en plántulas, las pústulas no se distribuyen en forma de estrías o líneas, sino más bien en forma de parches o aglomeradas o incluso en forma individual. Las pústulas son amarillenta/anaranjadas y frecuentemente dispuestas en estrías alargadas en hojas de plantas adultas a partir de encañazón (Chen, 2010). Aún sin lupa de mano es fácil observar las líneas paralelas con pústulas amarillentas (Foto 1).

IMG-20170830-WA0002

Esta disposición es la que le da el nombre común a esta roya.

Las siguientes sugerencias técnicas podrán ser útiles a la hora de definir una aplicación de fungicidas

1)            Verifique la susceptibilidad de su cultivar sembrado. Así por ejemplo un gran número de los lotes sembrados con la variedad DM Algarrobo han mostrado la presencia de la enfermedad. En la actual campaña las variedades de trigo con distintos niveles de severidad de roya amarilla son DM Algarrobo, DM Fuste, Klein León, Klein Rayo, DM Ceibo, Klein Serpiente, BIOINTA 1008, Klein Lanza, Buck Claraz y Baguette 601 (Redes de Cultivares, en Campos et al 2016).

2)            La posibilidad de una mezcla de estrobilurina más triazol a la dosis recomendada para roya amarilla y/o roya naranja podría ser la opción. La misma mezcla será también eficiente para el resto de las royas y manchas.

3)            El uso de adyuvantes que favorezcan la penetración (por ejemplo aceite metilado de soja),  especialmente en días frescos y/o lluviosos, o en aplicaciones con umbral en exceso o alta intensidad de ataque es también recomendado, pues se requiere que el fungicida  penetre y actué rápidamente especialmente en enfermedades donde los productores y asesores son sorprendidos por su ocurrencia inesperada.