Si nos preguntamos los motivos de esta mayor apuesta al maíz, la quita de retenciones hacia finales de 2015 tuvo mucho que ver.

En el siguiente gráfico vemos la evolución del cultivo de maíz en nuestro país, se observa cómo ha ido creciendo el área destinada a la siembra de maíz como grano comercial desde el 2015, pasando de 3,4 millones de hectáreas en la 14/15 a 5,4 millones de hectáreas en la 17/18. Lamentablemente la sequía del verano pasado no tradujo la mayor superficie sembrada en volumen, pero se observa una clara intención de elevar la apuesta por este cereal cada año.

Si vamos al corto plazo, los precios internos del maíz han buscado una tendencia negativa entre fines de mayo y principios de julio, fechas entre las que se cosechó más del 40% del maíz 17/18. Sin embargo, la presión de cosecha dejó de tener relevancia ante las mediciones de rendimientos, que profundizan el recorte de volumen de este año. Así, en materia de precios disponibles, se observó desde la primera semana de julio, un cambio de tendencia al alza, pasando el maíz según la pizarra de Rosario, de $4.200 a 4.400/TN en dos semanas, lo que en Dólares equivale a una suba de U$S 10/TN, pasando de U$S 150 a 160/TN.

*Conclusiones:* La demanda interna de maíz se observa sostenida en alza y la exportación 17/18 aún no completa sus pedidos, esto permite vislumbrar precios creciendo hacia fin de año, buscando la zona de U$S 180-200/TN, que en PESOS representa entre $4.900 y 5.500/TN.

La recomendación, ante una demanda firme de maíz como grano, es evitar cerrar precios a los actuales niveles, y esperar mejores ofertas, dado que los volúmenes disponibles permiten deducir que no sobra ni un grano de maíz para este año.