Hasta 4 macollos por planta se cuentan en el centro – sur de Santa Fe. En el noreste de Buenos Aires, se está refertilizando para asegurar la sobrevivencia de los macollos y se están completando dosis muy altas, que llegan hasta los 300 kg de urea /ha. La revancha del trigo toma forma. Todos coinciden, hace muchos años que no se observa un trigo con el enraizamiento y el macollaje que ahora está logrando. El frío alienta estas características. Aparte, las constantes heladas que vienen acechando a los trigos permitieron que se hayan ido adaptando a las bajas temperaturas. Por ello, las últimas heladas no provocaron daños. El 70% de los trigos se encuentra entre muy buenas y excelentes condiciones.