El lavado de manos es una de las mejores maneras de evitar enfermarse, eliminar los microbios y prevenir transmitirlos a otras personas.
Son cinco pasos muy sencillos!
Mojá las manos con agua potable limpia (tibia o fría) y enjabonalas después de cerrar la canilla.
 Frotá las manos con el jabón hasta hacer espuma sobre las manos enteras: el dorso, entre los dedos y debajo de las uñas.
 Refregá las manos durante al menos 20 segundos. 
Enjuagá bien las manos con agua potable limpia.
Secalas con una toalla limpia o al aire libre.

Compartí esta info para difundir este hábito tan necesario! 

Consultas: Marcos Gentili- Mariana Vignaroli
Representantes de Grupo Asegurador La Segunda en GEA
Tel. 430444 INT. 102 (Marcos) 103 (Mariana)