VIERNES 3 DE AMYO

El aquaplaning es un fenómeno físico que ocurre cuando las ruedas del automóvil no se adhieren a la carretera a causa de la lluvia.
Cuando esto sucede, el conductor pierde el control sobre su vehículo, y a gran velocidad las consecuencias pueden ser fatales. 
Para evitar este peligroso fenómeno, en días lluviosos, moderá la velocidad, conduciendo de forma muy suave, evitando frenadas de golpe y cambios de dirección bruscos.
Si te ves en una situación de aquaplaning en una recta, lo más importante es mantener la calma y no hacer nada con el volante, mantenerlo quieto y soltar el acelerador suavemente. Una vez que el coche disminuya de velocidad podrás recuperar el control.
Si esto te ocurre en una curva el procedimiento a seguir es el mismo, solo que en vez de dejar quieto el volante, lo que debes hacer es girarlo lo justo para trazar la curva por la que circulas. No lo gires más de la cuenta, por lo menos hasta que el coche no recupere el agarre.
Nunca se debe frenar en una situación de aquaplaning, de lo contrario, cuando las ruedas entren en contacto con el asfalto quedarán bloqueadas haciéndote perder el control del vehículo fácilmente.

Consultas: Marcos Gentili- Mariana Vignaroli
Representantes de Grupo Asegurador La Segunda en GEA
Tel. 430444 INT. 102 (Marcos) 103 (Mariana)