En el plano internacional, para la campaña 2018/19 se espera un nuevo decrecimiento de la relación stock/consumo de maíz, dando indicios de un mercado más tirante. Esta relación se ubicaría en torno al 14%, su valor más bajo en las últimas 44 campañas. La producción mundial se incrementaría respecto de la campaña pasada, pero sin alcanzar volúmenes récords. El crecimiento poblacional y la mejora en los ingresos continuarán impulsando la demanda de alimentos y con ellos el consumo de maíz, que por segundo año consecutivo se ubicaría por encima de los niveles de producción, resultando en una disminución de los stocks mundiales. El consumo para alimentación animal será el uso de mayor crecimiento durante la nueva campaña, de acuerdo al último informe mensual del Departamento de Agricultura de Estados Unidos (WASDE – USDA).

En el plano local, frente a la fuerte demanda interna y externa, el precio del maíz ha mostrado un significativo incremento en los últimos meses, tanto para las posiciones disponibles como para toda la curva de futuros.

Los valores del maíz para la cosecha 2018/19 ofrecen una perspectiva positiva para el cierre de los márgenes. Si consideramos el futuro MATba a cosecha (abril ?19) como un indicador del valor del cereal para la campaña nueva, este se ubica un 10% por encima de la cotización registrada para esta posición en el período mayo – agosto de la campaña anterior.

 

A la par de este aumento, los insumos más representativos de los costos de producción del cultivo mostraron subas sustancialmente menores, resultando en una mejora del 26% en la relación Insumo – Producto

respecto al promedio de las últimas tres campañas, incentivando la inversión en tecnología.

De esta manera, las señales positivas de precios que enfrenta el productor para la nueva campaña constituyen

incentivos para el aumento del área sembrada de maíz y la inversión en insumos y tecnologías de proceso. A estos se suma la necesidad de mantener una rotación equilibrada debido a la fragilidad de la estructura de los suelos.

Eneste contexto, se espera un aumento del 7,4 % en la superficie destinada al cereal en comparación con el ciclo

anterior, que en números absolutos permitirá implantar una superficie récord de 5,8 MHas de maíz con destino grano.