Los vientos alisios estuvieron levemente debilitados alrededor de la línea de fecha y el Índice de Oscilación del Sur se mantuvo alrededor de valores neutrales, evidenciando que la atmósfera aún no está respondiendo al calentamiento mencionado.

De acuerdo a los modelos dinámicos y estadísticos, en el trimestre diciembre-enero-febrero (DEF) 2018/2019 hay 80% de probabilidad de que se establezca una fase Niño. En caso de que esto suceda, estaríamos ante un Niño tardío. Esta probabilidad se mantiene alta durante el verano y principios del otoño.

Durante noviembre las anomalías de la temperatura del agua del mar (TSM) en el océano Pacífico ecuatorial se mantuvieron superiores a las normales en la mayor parte de la región. Se observaron algunos máximos locales de TSM superiores a 1.0°C. En noviembre las regiones Niño en promedio mantuvieron el calentamiento mencionado, quedando con anomalías positivas

Los niveles sub-superficiales del Pacífico ecuatorial se observaron anomalías positivas desde superficie hasta 200 m de profundidad aproximadamente, entre 140°E y la costa Sudamericana. Dichas anomalías cálidas tuvieron un comportamiento cuasi – estacionario a lo largo del mes.

Expresado en valores probabilísticos, existe una probabilidad de 80% de que se establezca una fase Niño durante el trimestre DEF 2018/2019.