por Dante Romano

 

Tenemos dos grupos de fundamentos tallando en los precios en este momento. Por un lado la estreches del mercado de maíz, soja y trigo de la campaña 2012/13 y por el otro la perspectiva de una recuperación en los niveles de oferta para la 2013/14. Todo indica que tendríamos una caída de precios al pasar de un marco positivo para precios a uno negativo, pero siempre dentro del nuevo nivel de precios ya que los elementos alcistas de largo plazo permaneces: biocombustible, aumento en calidad y cantidad de la demanda de países emergentes y participación financiera de los fondos.

Esta semana la reaparición de China como comprador de soja con embarque inmediato en EEUU, y la demora en que la producción Sudamericana llegue a los compradores generó una suba entre lunes y jueves, pero el viernes los mercados dijeron basta, y tuvimos una baja dado que los precios volvieron a mirar los elementos negativos de la campaña nueva y se sintieron defraudados por las cifras de exportaciones semanales de EEUU, que mostraron que si bien hubieron negocios nuevos también se dieron cancelaciones importantes, con lo que el neto estuvo en negocios magos para la soja norteamericana.

Mas abajo discutiremos las perspectivas productivas 2013/!4 de EEUU, pero lo cierto es que si el clima viene bien , el reabastecimiento sería muy fuerte. Si bien actualmente los suelos están secos en el oeste y centro de EEUU, están llegando lluvias y las perspectivas indican que la seca se iría reduciendo hacia el mes de mayo, lo cual hace pensar que hay chances de que esta proyección termine plasmándose. El peligro está en que tarde o temprano la soja sudamericana llegará el mercado y quedaremos solo con los fundamentos negativos en la mano.

Desde el punto de vista local, productivamente la continuidad de las lluvias hace pensar en que habría un piso productivo. La pregunta es cuanto fue la pérdida potencial. Recordemos que las lluvias son desparejas, no están llegando a todas las zonas productivas por igual, y la disparidad en fechas de siembra y la demora en que las precipitaciones se reactivaran tras el tradicional corte de enero seguramente pasarán la factura. Por un lado el USDA estimó 53 mill.tt. de soja y 27 mill.tt. de maíz, pero por el otro no sería raro ver 50 mill.tt. y 25 mill.tt. De todas formas, si estos fueran los ajustes, a nivel internacional serían sólo recortes menores que no jugarían a la hora de definir precios.

Desde el punto de vista político-económico, esta semana se difundieron datos de la Balanza Comercial de Argentina, mostrando el superávit comercial más bajo para el mes de enero desde el 2001. A pesar de que las exportaciones están en niveles elevados, el aumento en las importaciones, fundamentalmente de energía, absorben cada vez mayor cantidad de divisas. En el marco de las dificultades del gobierno para controlar el tipo de cambio esto es un problema, que deja al Estado pendiente de que ingresen los dólares del sector agropecuario. Para nuestro sector en tanto no será sencillo demorar ventas, toda vez que las cuentas por pagar son muy grandes. En el fracaso productivo del 2012 se postergaron compromisos para 2013, y además la cosecha que está por llegar fue financiada en gran parte con tarjetas rurales y préstamos comerciales que habrá que salir a cubrir. Si sumamos a ello que los rindes serían mejores al año pasado, pero menores al potencial, tendremos que dar por buenos datos periodísticos de que casi 60% de la soja deberá venderse en cosecha, cuando al momento sólo se ha vendido el 12%. Por ello parece difícil que el productor pueda retener demasiado y muy probable que esto genere ingreso de divisas y cobro de derechos de exportación por montos importantes.

En cuanto a maíz la exportación sigue prácticamente retirada del mercado toda vez que ha adquirido gran parte de los ROE que tendría asignados, y viendo la mala experiencia del trigo, esperara hasta que el nivel de producción de maíz sea evidente para decidir si vuelven o no a entrar en el mercado. Las 15 mill.tt. de maíz otorgados de ROE VERDE se condicen con una cosecha de 23 a 24 mill.tt. de maíz. Si los números del USDA fueran correctos y la cosecha terminara siendo de 27 mill.tt. habría 3 o 4 mill.tt. adicionales. Pero esto recién se otorgaría una vez que se completen los relevamientos productivos, y dado que hay mucho maíz de segunda siembra que se trillará en julio, recién podríamos tener datos certeros en agosto.

Por el lado del trigo la cosecha desastrosa del 2012/13 generó una situación extraña. Si bien el gobierno restringió las exportaciones, y los compradores quedaron sobrecomprados, lo cual generaría una tendencia negativa clara, las bajas lecturas de peso hectolítrico han hecho que sea difícil poder cumplir incluso con las ventas pre acordadas. Por ello el trigo que está en condiciones de ser entregado hoy tiene un precio interesante.

En conclusión la suba de precios de esta semana fue claramente una oportunidad de venta, de las que posiblemente tendremos más adelante, pero es recomendable vender a precios de soja por encima de 340 U$S/tt todo lo que sea necesario para cubrir las necesidades financieras.

Las perspectivas productivas para EEUU 2013/14

Este jueves y viernes se realizó el AGRICULTURAL OUTLOOK FORUM en EEUU, donde con la participación de los economistas del USDA, se difundieron las estimaciones de oferta, demanda, stocks y precios para la campaña 2013/14. Vale la pena recordar que la semana previa se había publicado otro documento, el BASELINE PROJECTIONS en el cual también se habían dado proyecciones, pero que habían sido confeccionadas previamente, por lo que las cifras presentadas este viernes serían más fidedignas.

Lamentablemente las cifras publicadas resultaron más bajistas que las previas para los precios, esperándose una recomposición en los niveles de stocks/consumo tanto de maíz como de soja a niveles similares a los promedios históricos. Si esto se verifica, los valores que llegaron a niveles muy elevados el año pasado deberían moderarse. La pregunta es hasta que punto.

Allí debemos hacer una aclaración: en la tendencia de largo plazo en los precios siempre tenemos picos causados por problemas puntuales de oferta. El del año pasado fue uno de ellos. Tras los mismos generalmente se producen recomposiciones de oferta ya que la reacción productiva no se hace esperar y los agricultores incrementan la intención de siembra, invierten más en fertilizantes y técnicas de manejo, atraídos por los altos precios. Y si el problema climático no se repite, los valores terminan ajustando. Por ello hay un dicho que reza “el mejor remedio para los precios altos, son los precios altos”. Pero los precios deberían bajar hasta encontrarse con la tendencia de largo plazo. Y dado que se espera que el incremento en la demanda por biocombustibles y el cambio de dietas en los países emergentes persista, esto nos llevaría a precios más elevados que los de los pisos previos. Hablando a niveles de precios locales, esto implica que será difícil volver al rango de los 250 U$S/tt para la soja local, y que los pisos deberían estar más cerca de los 300 U$S/tt.

Revisemos entonces los númros del USDA para maíz y soja, comenzando por los del cereal.

esq 1

Comencemos diciendo que el área de maíz se proyecta en 39,1 mill.ha. lo cual sería levemente inferior (200.000 ha) al año pasado. Sin embargo el área cosechable se ubicaría en 200.000 ha más dado que en la campaña 2012/13 los problemas productivos no sólo impactaron en rindes, sino que hubo lotes donde no tenía sentido por el rinde potencial proceder a la trilla. Ambas superficies están 200.000 ha por encima de los datos divulgados previamente. Es importante aclarar que si bien estas variaciones no son significativas, el área de maíz es históricamente hablando muy elevada.

En donde si hay variaciones significativas es en rinde. De los 7.700 kg/ha promedio del 2012/13 se pasaría ahora a unos 10.300 kg/ha. Recordemos que de hecho el problema el año pasado no fue una caída en superficie, sino un problema de rindes por cuestiones climáticas. Esta proyección de rinde surge de analizar la tendencia histórica de rendimientos, los cuales son alcanzables mediando clima favorable para los cultivos. En las últimas dos campañas hemos estado por debajo de esa marca.

En cuanto al clima en EEUU debemos decir que la seca del 2012 todavía persiste y esto se puede ver en que el monitor de sequía sigue marcando todo el oeste de los grandes lagos, el noroeste y las planicies trigueras con fuerte sequía. Sin embargo se están dando lluvias que compensan esa situación en parte, y las perspectivas indican que la seca iría reitrándose hacia fines de mayo.

Para lograr un buen rendimiento hace falta poder sembrar temprano y que luego llueva en la floración. La siembra se realiza en abril/mayo, cuando en teoría todavía tendremos suelos secos, pero con lluvias que irán reduciendo esas condiciones. Esto permitiría un avance de siembra temprano. Pero luego cuando de julio en adelante llegue el momento donde se necesita humedad, la misma estaría disponible, con lo cual hay chances de que el salto en rindes se concrete.

Dela combinación de buena superficie y suba en rendimientos, surge que la producción debería llegar a 369 mill.tt. de maíz, 97 mill.tt. más que el año pasado y 2,4 mill.tt. adicionales respecto de la estimación previa.

Aún con un consumo que subiría casi 47 mill.tt. fruto de los elementos alcistas ya descriptos, los stocks se engrosarían y generarían un ratio stock/consumo de 16,7% contra 5,8% con el que estamos terminando la campaña 2012/13. Esto termina siendo casi 1 punto mayor a la proyección previa.

Pasando a las cifras de soja, vemos que se repetirían las 31,2 mill.tt. sembradas el año pasado, pero que con una mayor proporción cosechada, se terminarían trillando 200.000 ha más que en 2012/13. Al igual que lo que pasaba con maíz, este dato es 400.000 ha más que el dato informado en el OUTLOOK FORUM.

esq 2

En tanto también habría una mejora en rindes, dejando atrás la pobre performance por la seca del 2012. Pasaríamos de los 2.600 kg/ha a casi 3.000 kg/ha. Con esto la producción sumaría cas 12 mill.tt. para ubicarse en 92,7 mill.tt. Este dato resulta casi 2 mill.tt. mayor a la proyección previa.

Si bien el consumo se incrementaría, no lograría absorber la mayor oferta, con lo que los stocks subirían en 3 mill.tt. (esta lectura es 1,8 mill.tt. más que la estimación previa) con lo que los stocks/consumo que estaba en un nivel de emergencia en torno a 4,5% pasarían a 10,5%, en el nivel promedio.